Asociación y Rotación de cultivos.

La diversidad como principio ecológico: Asociaciones y Rotaciones.

Foto: jardinitis.com
En la agricultura ecológica se entiende el huerto como un ecosistema, lo que se llama agrosistema, una entidad que agrupa el conjunto de tipos de cultivo, técnicas y relaciones con el medio dentro del ámbito agrario.
En un ecosistema no se dan poblaciones de una especie única, sino una gran diversidad. Los agrosistemas imitan ecosistemas naturales.
A mayor diversidad, mayor estabilidad. Y esta estabilidad conlleva una mejor eficiencia, sostenibilidad y autonomía.
Con un sistema convencional, de estilo intensivo, tendríamos menos diversidad, con lo que conseguiríamos un terreno más dependiente de insumos, más inestable y poco eficiente.
Todo esto nos lleva a comprender la agricultura ecológica: saberes tradicionales unido y ampliado por saberes científicos.
¿Cómo aumentamos la diversidad del huerto?:
  • Variedades de mismas especies.
  • Setos y cubiertas ecológicas. Frutales y aromáticas.
  • Asociaciones y rotaciones.

Obviamente realizar asociaciones y rotaciones supondrán un mayor quebradero de cabeza en la planificación, diseño y una mecanización más complicada. 

Antes de comenzar debemos saber que las plantas a groso modo toman nutrientes del suelo, básicamente son Nitrógeno (para producción de hojas), Fósforo (para producción de semillas, flores y frutos) y Potasio (para tallos y raíces). 
Por tanto podemos hacer una pequeña clasificación de plantas según su parte aprovechable:
  • Raíces y tubérculo (requiere K).
  • Flor, Semilla y Fruto (requiere F).
  • Hojas (requiere N).
  • Bulbos – Tallos (requiere K).

Asociación.

Son cultivos simultáneos de dos o más especies, con la intención de que se ayuden entre sí en la captación de nutrientes (no compiten entre ellos), el control de plagas y enfermedades (asociando plantas que repelen a determinados depredadores de su planta asociada) y la polinización. Además se aprovecha mejor el espacio, evitando la aparición de malas hierbas, se protege el suelo de erosión y lixiviación e incluso la planta asociada puede servir de soporte para otra.
Con las asociaciones conseguimos una mayor influencia entre plantas ( Alelopatías):
  • Mayor actividad macrobiótica.
  • Insolación y sombra.
  • Consumo de agua y nutrientes a diferentes niveles.
  • Repelente o atrayente de animales, parásitos o depredadores.
Foto: Jardinitis.com
Generalmente es bueno asociar plantas tipo hoja con tipo raíz, por ejemplo, lechuga y zanahoria, así la primera sólo se enraizará en los primeros 30 cm, para buscar N, y la zanahoria buscará mayor profundidad (50 cm) y K.
Otra ejemplo de asociación son las plantas hoja con flor/fruto, como albahaca con tomate, el tomate tiene raíces profundas y es exigente en P, mientras que la albahaca es sus raices son menores y compite por N y además repele el pulgón del tomate.
Asociaciones más conocidas:

Gramínea + leguminosa: Maíz/Judia (se planta el maíz y cuando mida 1 m, se planta la judía sobre el tutor de maíz). Este tipo de asociaciones es de las más antiguas.

Hortalizas de porte vertical + porte horizontal.

Hortalizas de crecimiento rápido + crecimiento lento: Son sucesiones, por ejemplo zanahoria+rabanito+lechuga, la como la famosa frase entre “col y col, lechuga”.

Leguminosas con otras familias generalmente van muy bien, excepto con liliáceas (ajo, cebolla, puerro, esparrago..)

Plantas compañeras: Arómaticas + Hortícolas + Ornamentales (atraen insectos polinizadores, hogar de depredadores de plagas, barrera fisica..)

En definitiva, hay muchas. Se trata de jugar con las especies tratando no sembrar junto a otras con necesidades similares.
Existen tablas de asociaciones las cuales nos indican las más favorables y las que no van bien, lo único importante es asegurarse que la tabla sea de la zona en la que está el huerto! La siguiente imagen la he sacado de internet

Rotación.

Podemos clasificar las plantas que vamos a introducir por diferentes clasificaciones:

  • Por familias: Cucurbitáceas, Quenopodeáceas, Liliáceas, Umbelíferas, Leguminosas, Solanáceas, Crucíferas, Compuestas.
  • Por parte aprovechable: Raíces – tubérculo, Flor – Semilla – Fruto, Hojas, Bulbos – Tallos.
  • Por profundidad de raíces: Superficiales, intermedias y profundas.
  • Por exigencias nutricionales: Muy exigente, Medianamente, Poco exigente y Mejorantes.
Un mismo cultivo año tras año provoca la disminución de los rendimientos futuros, y por esta razón a lo largo de la historia se ha realizado la rotación de cultivos. Con la revolución verde a base de fertilizantes no se requieren las rotaciones, y el resultado es un monocultivo masivo de un unico uso, con lo que se produce un agotamiento del suelo, aparecen problemas sanitarios (se utilizan químicos) y al final ambientales (suelos erosinados).
Por tanto, el principio fundamental de las rotaciones es que se alternen cultivos en el tiempo, procurando que no sean especies de la misma familia, misma parte aprovechable, exigencia nutricional similar o de misma profundidad sus raíces.
Así por ejemplo si hemos plantado tomates que son exigentes, al año siguiente en esa zona pondremos las leguminosas para que aporten Nitrógeno al suelo.
Foto de ecoterrazas.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s